El extradimensional mundo de los sueños de “Valenz ”

Porfirio García Romano

Desde Guatemala al mundo Sergio Valenzuela “Valenz”, tiene una presencia contemporánea en las artes plásticas. El atributo no está demás. Su obra pictórica y escultórica expresa la complejidad de este mundo. Son obras terminadas, especies de bosquejo o bien puede ser el cuerpo de una sinfonía inconclusa. Su léxico se refiere a máquinas para vivir o espacios: habitaciones y habitáculos, concretados reflejos de lo cotidiano de nuestras vicisitudes.

Un lápiz de grafito con líneas reiterativas, parece ser su instrumento. Especies de propuestas surgidas de una idea anterior que se repinta una y otra vez sobre un papel translúcido, que nos ofrece a la vista, para que en nuestra mente lo construyamos. Son líneas a mano alzada de proyectos de objetos inanimados, que por el soplo de su arte, parecen tomar vida. Máquinas a manera de intrincadas y oscuras fábricas. Interiores de cuatro paredes que forman las paredes de otros interiores expresados como secciones de órganos corporales.

Lápiz sobre lienzo, sobre fondos de colores luminosos a la vez que monocromos surgen de la luz a las sombras y viceversa. Todo en un ir y venir de atmosferas lejanas y cercanas que niegan la ilusión provocada por la perspectiva lineal renacentista. Podemos hablar de perspectivas múltiples construidas hacia decenas de puntos de fuga. Es la construcción de un mundo interior la partir de numerosas habitaciones conectadas entre sí. Es la construcción de torres y edificaciones humanizadas, especies de seres tránsfugas a veces armarios, a veces edificaciones, a veces máquinas. .

La pintura de Valenz es una propuesta de formas contra lo convencional, la transposición de un extradimensional mundo de sueños, mismos que al fin y al cabo puede que estén, más que en otro planeta o dimensión en el fondo de nuestro subconsciente. Son sueños, y no sueños rosas, están impregnados de misterio. Más no caen en la pesadilla, ni llegan a levantar nuestras imprecaciones. Acerca de las tendencias del surrealismo, Valenz, sin embargo, no refiere a lo onírico sino al automatismo.

Las pinturas neo surrealistas de Valenz, surgen de la observación atenta de su mirada interior. La intuición y el subconsciente son la fuente de sus reflejos. Sus pinturas son las imágenes del espejo interior del colectivo., donde combina parodia e ingenio. Sin embargo sus puntos de partidas y sus vueltas de esquina en el proceso de su quehacer pictórico son totalmente racionales. Esta intencionalidad es lo que le permite moldear y obtener un resultado artístico. Sus experiencias artísticas, su conocimiento e información son la base de su creación.

La obra de Valenz es una ventana hacia múltiples espacios. Nuestra vista ante su obra es la persecución de monstruos máquinas o armarios. Donde sus personajes no son las sillas, las repisas, las escaleras que la aparición de sus espacios habitantes del lienzo, nos dan esa sensación de inmensidad. Sus personajes somos los espectadores quienes en el momento, que sin darse cuenta, menos pensado habitan en la pintura del artista.

Managua, septiembre de 2010.


Comments

Marlon Sigüina said…
Una impresionante descripción de tanto talento, me encanta la forma en que formamos parte de las obras, de ESA escena maravillosa, en que caemos. en la pregunta, quienes somos y que hacemos. miles de miradas, miles de sueños, miles de talentos y seremos capaces de tomar el Lugar principal en este lienzo que se pinta a cada Segundo? Gracias por darnos la oportunidad de Conocer esos conocimientos. Muchas bendiciones.

Popular Posts